Hugo Del Castello es nuestro primer matriculado a distancia, quien resaltó que esta metodología acortó las distancias.

Estoy matriculado en San Nicolás y vivo a 180km aproximadamente de la Delegación. En su momento hice la tecnicatura presencial viajando para cursar, después me matricule y siempre estuve al día”; cuenta Hugo quien destaca que no pudo rematricularse a tiempo por inconvenientes de distancia: “Tenemos un trabajo full time y me es muy difícil trasladarme, quería reempadronarme y estar al día pero no encontraba la forma”.

En diciembre finalizó el proceso de reempadronamiento y a Hugo se le informó que su matrícula se inhabilitó, allí comienza a consultar su situación: “Llamé a San Nicolás y me expresaron que no había alternativa, que la gestión era presencial; pasó el tiempo, hice una nota y desde Sede Central me informaron que a partir de ahora se podía hacer online. Así me reempadroné”.

Por otro lado, De Castello cuenta que contrajo una deuda producto de la deshabilitación, no por desidia, y que generó un plan de pago que le permite regularizar su situación. Ya activo en la matrícula del Colegio, el gestor espera su credencia para seguir ejerciendo.

“Es muy difícil para mí salir del estudio para hacer este tipo de gestiones, el reempadronamiento a distancia, me solucionó la vida”.